Cada día experimentamos mayor exposición al sol, no solo en las temporadas veraniegas o cuando estamos de paseo y nuestro mayor interés es lucir un tono bronceado.


Para evitar desagradables quemaduras por radiación solar, o cualquier otra complicación que derive de esto, existe una amplia oferta de productos con filtros solares, como cremas, espray y aceites, aunque no todos con las mismas ventajas y beneficios para la salud de nuestra piel.


Al hablar de productos con protección solar debemos señalar que hay tres grandes familias: los filtros solares químicos, físicos y biológicos.


  • Filtros químicos: contienen sustancias sintéticas complejas, normalmente derivadas del petróleo. Transforman las radiaciones UV en una reacción fotoquímica para absorber la radiación, haciendo que ésta a su vez se convierta en calor. Este tipo de filtro es el más común en la cosmética convencional y cuentan con SPF que va desde un factor inferior al 10 hasta superiores al 50.


  • Filtros físicos: se les conoce como pantalla total y son los más utilizados por el concepto de cosmética natural y libre de tóxicos. Se caracterizan por crear una “pantalla” física mineral donde las radiaciones rebotan, consiguiendo una protección más eficaz ante los rayos UVA y UVB ya que forman básicamente un filtro físico ante el sol. Los más extendidos son el Dióxido de Titanio y el Óxido de Zinc.


  • Filtros biológicos: son los elaborados a base de aceites vegetales, como el de karité, aguacate o aloe vera, y cuyo principio activo tiene la capacidad de proteger de los rayos UV. El detalle con este tipo de filtros es que su nivel de protección es bajo y no son estables, ya que depende del proceso de absorción de cada persona su capacidad protectora, por lo que no se les da un SPF específico.


Cabe destacar que los efectos del sol en nuestra piel pueden originar manchas, envejecimiento prematuro y melanomas, entre otras enfermedades cutáneas, por lo que hay que escoger el filtro solar más adecuado para nuestro tipo de piel y estilo de vida.


Si tienes cualquier duda sobre el tipo de crema o mascarilla con protector solar que necesitas, contacta a nuestros expertos en cosmetología y dermatología para cualquier consulta que necesites realizar.